martes, 21 de octubre de 2014

Así estará la economía española en cinco años. RADFIOGRAFÍA DE UN FRACASAO

Las previsiones a medio plazo del Fondo Monetario Internacional caen como un jarro de agua sobre el mensaje de recuperación que ya empieza a calar en España. El organismo no niega que la economía española vaya a crecer en los próximos años, pero tampoco pronostica un periodo muy boyante. La fotografía de la economía española en cinco años muestra más un país estancado en la recuperación.


Concretamente, el FMI prevé que el PIB español no logre superar la barrera del 1% en los próximos seis ejercicios (incluido el actual). De esta forma, en 2019 (once años después del inicio de la crisis) España sólo crecerá un 1,3%, según los cálculos del organismo presidido por Christine Lagarde. Es decir, a medio plazo, ni rastro de las tasas de crecimiento del 3%-4% que había en la etapa previa a la recesión.

Como punto positivo, hay que destacar que el Fondo ha mejorado su previsión del PIB para este año 2014 hasta el 0,9%, desde el 0,6% que estimaba en enero y lejos del 0,0% previsto el pasado verano.

El paro seguirá desbocado en 2019.

En este contexto, las expectativas del mercado laboral tampoco son muy alentadoras. La tasa de paro va a ir descendiendo desde el máximo registrado en 2013 en el 26,4%, pero sólo levemente. En 2019 el desempleo seguirá en niveles muy preocupantes, llegando casi al 22%.

Respecto a la creación de empleo, el organismo sólo da cifras para hasta 2015, pero son menos optimistas que las que maneja el Gobierno. El FMI espera que entre este año y el que viene se generen 111.000 puestos de trabajo, una cifra bastante inferior a los 400.000 que pronostica el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

¿Y qué pasa con los precios? ¿Peligro de deflación?

El FMI considera que España se enfrenta a un riesgo elevado de deflación en 2014, con una expectativa de inflación del 0,3%. En concreto, en una escala de cero a un punto, la entidad atribuye a España una vulnerabilidad de más de seis décimas, lo que implica un "riesgo elevado", según el modelo empleado por la institución internacional.

De hecho, el FMI considera que la vulnerabilidad de España a la deflación es superior a la de países como Grecia o Irlanda, a los que atribuye un "riesgo moderado".

Sin embargo, las perspectivas para los siguientes ejercicios muestran unos precios moderados (de en torno al 1%), pero en ningún caso negativos (ver gráfico).

El déficit no bajará del 3% hasta 2017

El FMI dibuja un proceso de ajuste importante en España, pero más lento de lo exigido por Bruselas. Este organismo no espera que el déficit baje del 3% hasta 2017, un año después de lo pactado. A pesar de este retraso, la senda de consolidación continuará en los siguientes ejercicios hasta el -1% en 2019.

La deuda seguirá por encima del 100% del PIB hasta 2019.

Además, la economía española seguirá endeudándose a medio plazo. La deuda pública pasará la barrera del 100% del PIB en 2015 y alcanzará su máximo en 2017 en el 104,3%. En los dos siguientes años para los que cuenta con previsiones, el endeudamiento descenderá levemente hasta el 103,9% en 2018 y el 102,4% en 2019.

En conjunto, todas las cifras que maneja el FMI componen un paisaje en los próximos cinco años de claro estancamiento económico.


jueves, 16 de octubre de 2014

La economía andaluza crece un 1,1% en el segundo trimestre de 2014.

Según los resultados de la Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía. Base 2008 que elabora el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, la economía andaluza creció en el segundo trimestre de 2014 un 1,1%1 respecto al mismo periodo del año anterior. El crecimiento intertrimestral se situó en el 0,3%.

Analizando los dos grandes componentes del PIB andaluz desde la óptica de la demanda, en este segundo trimestre del año se puede observar que su crecimiento viene determinado principalmente por la demanda regional, ya que la aportación del saldo exterior en este trimestre es prácticamente nula.
Por componentes de la demanda, el gasto en consumo final de los hogares regional registró un crecimiento del 1,6%. Este agregado sumó 1 punto al crecimiento trimestral del PIB andaluz. El gasto en consumo final de las Administraciones Públicas e Instituciones sin Fines de Lucro al Servicio de los Hogares registró un crecimiento del 0,3% en este segundo periodo del año, lo que supone una aportación de una décima al crecimiento regional.
De esta forma, el gasto en consumo final regional creció un 1,2%, aportando 1,1 puntos al PIB regional.
La formación bruta de capital, por su parte, registró una caída del 0,2% en el segundo trimestre de 2014, lo que supone una aportación próxima a cero en el crecimiento regional.
En cuanto a los agregados del sector exterior, tanto las exportaciones de bienes y servicios, como las importaciones, registran un crecimiento en Andalucía del 2,0% y del 1,7% respectivamente, respecto al mismo trimestre del año anterior.
Por componentes de la oferta, las ramas primarias han experimentado un descenso en su actividad del 2,7%, lo que supone una aportación negativa de una décima al crecimiento del PIB de Andalucía.
Por su parte, las ramas industriales experimentan un crecimiento interanual del 2,2%, lo que supone una aportación positiva de dos décimas al crecimiento del PIB. En el caso de la industria manufacturera el crecimiento fue de un 3,0%.
El sector de la construcción registró una caída del 1,6%, restando una décima porcentual al crecimiento del PIB del trimestre en la Comunidad.
El sector servicios muestra en este trimestre un crecimiento interanual del 1,2%, aportando ocho décimas al crecimiento del PIB andaluz. Por subsectores, la rama de comercio, transporte y hostelería y la rama de las actividades profesionales registraron un crecimiento interanual del 2,6% y 2,1%, respectivamente. Mientras que la rama de actividades financieras y de seguros presentó una caída del 2,2%.
El empleo, medido en términos de puestos de trabajo2, tuvo un crecimiento del 0,6%, similar a la subida experimentada en el número de puestos de trabajo asalariados.
Por último, atendiendo a la perspectiva de las rentas, la remuneración de los asalariados registró una subida del 0,6% en el segundo trimestre de 2014, debido principalmente al crecimiento experimentado en el sector primario y en los servicios, 5,6% y 0,9%, respectivamente. Por su parte, el excedente de explotación bruto/renta mixta tuvo un crecimiento del 0,3%.

Datos: Instituto de de Estadística y Cartografía de Andalucía.


domingo, 5 de octubre de 2014

Evolución Euro contra Dólar a Largo Plazo.

La debilidad puesta de manifiesto en el último trimestre en la zona euro, ha precipitado una caída libre en el tipo de cambio euro-dólar. En concreto, la apreciación del dólar frente al euro desde finales de junio al 3 de octubre ha sido del 8.80%. El PIB en Estados Unidos se ha situado en el 2,4% anual, frente a un 0,6 % de la zona euro, que  evidencia, la posibilidad  de que la zona euro entre en un escenario de deflación, con decrecimiento. La inflación en la zona euro ha sido del 0% con un crecimiento del PIB del 0% en el tercer trimesatre. El tipo de interés de referencia en la eurozona es el 0,05%, Mario Draghi ha manifestado que los tipos ya no se pueden bajar más y las insuficientes medidas que van a ponerse en marcha este mes, con el objeto de inyectar liquidez, no parece que a corto plazo vayan a influir en los mercados de divisas. 

En Estados Unidos, el bono a 10 Años, lo tenemos a un tipo de interés del 2,44%, frente al 2,10% del bono, en este caso de España.  Los datos de la Economía de Estados Unidos, con una tasa de crecimiento interanual del 2,4%, una tasa de paro del 5,9%, (con un dato mejor de lo esperado en el último trimestre) y una inflación del 2,1% han precipitado la esperada decisión de la Reserva Federal, que ya ha anunciado subidas de tipos de interés de referencia para 2.015. De los niveles del 0% en los que se encuentra en este momento, podrían aumentar al 1% en 2.015 y si los datos son los esperados esta subida podrá ser superior. Esta subida de tipos, ya la está descontando el mercado, si el tipo de cambio €/$ era el 1,5380 en julio de 2.008, el día 3 de septiembre de 2.014 el mercado cerraba con un tipo de cambio €/$ del 1,2511. 

En el cuadro adjunto podemos ver la correlación entre el diferencial de tipos de interés y el tipo de cambio. En el 2.000 con un diferencial a favor del $ del 1.75%, este mostró su mayor fortaleza, cambiándose un € por 0.8739 $.

Si miramos el gráfico con la evolución del tipo de cambio observamos que desde el mínimo valor del euro en 2.000 - 0.8306-, se inicia una tendencia alcista que lo lleva  en 2.008 al 1,6039, a partir de ese momento el gráfico dibuja un triángulo, que dados los fundamentales, debe romper a la baja y situar el tipo de cambio en el 1,24, donde encuentra una resistencia que debe romper para irse durante los próximos meses a los entornos del 1,20.

Ricardo Ros
5/10/2014



jueves, 4 de septiembre de 2014

El Banco Central Europeo achica agua para que la Economía Europea no termine de hundirse.

Lo que muchos han tildado de sorpresa esta mañana en la comparecencia de Mario Draghi, no era más que una inevitable reacción a los datos de la economía europea,  preocupantes en cuanto a inflación y crecimiento - todo hacía pensar que la previsible entrada en deflación, nos alejaría del objetivo del 2% fijado, a proiori, y que no se iba a producir la necesaria entrada en crecimiento en un escenario de desempleo, que hace imposible el aumento del consumo. Junto a la bajada de tipos de interés al 0.05% se ha producido el anuncio del comienzo del Programa de Flexibilización Cuantitativa para el mes de octubre, el programa consiste en la recompra de activos con garantía ya sean privados o públicos, dando  entrada en el tablero a la recompra de Deuda Pública. Es decir, el Banco Central Europeo comprará activos del sector privado y público con el objetivo de que las cantidades obtenidas por el sector público o privado se inyecten directamente en la economía real, el montante que se va a inyectar asciende a un total de 500 mil millones €. Estas medidas se unen a las tomadas el pasado 5 de junio de 2.014 en las que se anunciaba, entre las medidas más destacadas la creación de una línea de crédito a la banca europea por un importe de unos €400 mil millones denominada TLTRO (targeted longer-term refinancing operations).

¿Cómo funcionará la TLTRO?

El BCE realizará dos operaciones de inyección de liquidez, la primera en septiembre de 2014 y la segunda en diciembre de 2014. En estas dos operaciones los bancos europeos podrán obtener fondos en el marco del TLTRO asignado inicialmente con un límite máximo de préstamo  en las TLTRO equivalente al 7% del importe total de sus préstamos al sector privado no financiero de la zona del euro, excluyendo los préstamos concedidos a hogares para la adquisición de vivienda, que estuvieran vivos en los balances de la banca europea a 30 de abril de 2014.

Durante el período comprendido entre marzo de 2015 y junio de 2016, los bancos europeos podrán obtener préstamos por importes adicionales mediante una serie de TLTRO realizadas con periodicidad trimestral. Estos importes adicionales podrán alcanzar acumuladamente, un máximo de hasta tres veces la financiación neta de cada entidad al sector privado no financiero de la zona del euro, excluyendo los préstamos a hogares para la adquisición de vivienda.

Lo que se pretende es que aumenten los créditos al consumo y a la inversión, por lo que se restan para el cómputo las hipotecas concedidas. Seguro que algún lector que haya tenido la paciencia de llegar hasta aquí, habrá observado los anuncios de microcréditos que han empezado a aparecer en nuestras pantallas o como Pau Gasol anima al frutero Sánchez a aumentar su negocio para poner a trabajar a su hijo, claro que si vas con su garantía, seguro que no tienes ningún problema.

La principal crítica a la TLTRO fue que se consideró insuficiente para impulsar el crédito al sector privado en la eurozona y que hasta 2016 podría ser utilizado libremente por la banca para realizar carry trade (cojo el dinero que me presta el BCE y lo coloco en Deuda Pública, “así también me hago rico yo”) entre la financiación barata del BCE y la compra de bonos soberanos. También se considera que la TLTRO es simplemente una extensión de la LTRO, línea de 450 mil millones que el BCE otorgó a la banca europea y que vence en 2015. Es decir que será utilizada por los bancos para refinanciar la LTRO. 

Las nuevas medidas son una apuesta más firme para que los Estados empiecen a desarrollar políticas de crecimiento y tampoco estaría mal incluir más incentivos fiscales a la inversión. Y una vigilancia real sobre el destino de estos fondos.

Las nuevas medidas han traído consigo subidas en los mercados de renta variable – bolsa -, relajación en las primas de riesgo, bajadas del euro, aumento del precio de los activos de renta fija. El precio de la Renta fija dadas las declaraciones de Draghi no seguirá subiendo, por lo que cuidado con los fondos de Renta Fija a Largo Plazo.

Ricardo Ros
04/09/2014

miércoles, 14 de mayo de 2014

El Bundesbank da el visto bueno a las políticas de reactivación.

Las políticas económicas basadas en la austeridad, impuestas desde Europa por los partidos liberales, han traído consigo tasas de paro y pobreza, desconocidas en la joven democracia española. Nos tenemos que remontar a la crisis de los setenta para encontrar un escenario similar. En 1.973 en respuesta a la ayuda de los países occidentales que apoyaron a Israel en la guerra del Yom Kippur, la OPEP tomó la decisión de no exportar petróleo a los países occidentales que apoyaron a Israel. Esto produjo una subida del precio del petróleo y un aumento de los costes de producción, en un sistema económico muy dependiente de los hidrocarburos. Consecuentemente la inflación se disparó en una España inmersa en el periodo de transición, llegando al 29% en 1.979. La alarmante situación se solvento con los Pactos de La Moncloa, una gran alianza entre los partidos políticos para realizar una política de rentas, que por su difícil implementación, asombró a las economías desarrolladas.

La planificación económica de la función de estabilización de la Hacienda Pública Española, no respondió en los noventa, al necesario aumento del ahorro público, en un escenario en el que el sector privado tiraba del Producto Interior Bruto Español. A la burbuja inmobiliaria se unió la burbuja creada por un sector público que emprendió una política de obras sin sentido. Alemania recrimina a España y a los países de la Zona Euro, más castigados por la crisis, el no haber realizado en los noventa los deberes que su economía realizó. La necesaria planificación de la economía a largo plazo, pasa por el ahorro en los periodos de abundancia y el aumento del gasto público en los periodos de recesión, algo que no se ha hecho, ni se ha estado haciendo hasta ahora.

El rumor, más que noticia, que se ha producido esta semana, de que el Bundesbank, va a permitir al Banco Central Europeo empezar a realizar políticas de activación; se ha traducido en aumentos positivos en el IBEX y devaluaciones en el tipo de cambio del euro frente al dólar, con relajaciones en nuestra prima de riesgo. A priori, la devaluación va a permitir reactivar nuestras exportaciones, sobre todo a América del Sur, penalizadas por las devaluaciones de sus monedas con respecto al euro. Falta por determinar en qué van a consistir las medidas de activación. En Estados unidos se tradujeron en fijar un objetivo de crecimiento del PIB de un 2,5% y un objetivo de paro del 5%. Recordemos el precipicio fiscal del año pasado, en el que los republicanos dieron su brazo a torcer permitiendo la emisión de deuda pública. Es importante conocer el modo en el que las inyecciones de liquidez se van a realizar. Esta noticia nos permite empezar a albergar esperanzas de que la recesión ponga su punto de inflexión y que la cordura en las políticas europeas empiece a imponerse. Sea lo que sea, nuestros niveles de paro y de pobreza empezarán a disminuir a medio plazo y no a corto, en una situación ya insostenible y que exige tomar medidas drásticas.




Ricardo Ros




14/05/2014

viernes, 21 de marzo de 2014

UNA REFLEXIÓN ACTIVA SOBRE LA DEMOCRACIA EUROPEA

Ante la proximidad de las elecciones europeas es necesario analizar en profundidad  las reformas necesarias para convertir a la Unión, en un verdadero órgano político, económico y financiero, que se plasme en una verdadera confederación de los estados que la componen. Aunque muchas de estas propuestas ya estén incluidas en algunas de mis entradas anteriores, este documento elaborado por la Fundación Alternativas es de obligada lectura, para entender el estado actual de la Unión Europea, la desafección política del ciudadano, el sentimiento eurofóbico y el escepticismo ante las respuestas de la Unión a la crisis del S.XXI.

Fundación Alternativas

Una reflexión sobre Europa, profunda y crítica, es hoy más necesarias que nunca, por una serie de sólidas razones:

.- Porque la crisis económica ha puesto de manifiesto la trascendencia de las decisiones de las instituciones europeas (Consejo, Comisión, Banco Central, y, no tanto, el Parlamento Europeo) para la salvación financiera−literalmente− de países como Grecia, Irlanda, Portugal, España o Italia.

.- Porque, a la vez, esas decisiones –centradas en la austeridad− no han tenido  resultado positivo, en términos generales, sino, más bien, ha frenado la recuperación y la vuelta a la creación de empleo. (El Informe de la Fundación Alternativas sobre el Estado de la Unión 2012 llevaba el descriptivo título de “El fracaso de la austeridad”). El efecto ha sido el alejamiento y la desafección de la ciudadanía.

.- La reflexión sobre Europa toma un relieve especialmente necesario y activo días después de las elecciones alemanas, que eran una incógnita que convenía despejar. Porque el gobierno de Merkel –que ha ganado con toda claridad− ha venido liderando en la crisis del euro una posición dilatoria y errática. Merkel terminó por aceptar rescates y reestructuraciones de deuda, pero a cambio de fuertes ajustes en los gastos sociales y bloqueando la Unión Bancaria. Sus tres componentes (supervisor único, mecanismo de resolución y fondo europeo de garantías) han de reactivarse dado que ya no hay un obstáculo electoral. Lo mismo sucede con la posibilidad de aprobar un nuevo programa de asistencia a Grecia. Después de las elecciones, sin los liberales, el gobierno alemán futuro podría y debería completar un giro más europeísta y menos anclado en el mantra de la austeridad.

.-Y hay una razón más, de particular importancia para la reflexión sobre Europa, de carácter coyuntural, pero de alcance estructural. Se trata de las elecciones al Parlamento Europeo del mes de mayo próximo, que constituye un punto y aparte en la política europea. El principal problema que pueden presentar estas elecciones, a la luz del estado de opinión, es el de la abstención, estimulada por la desconfianza de los ciudadanos hacia la capacidad de la UE para resolver sus problemas. La participación ha ido disminuyendo elección tras elección desde el 61,99% de 1979 (en nueve estados miembros) hasta el 43% en 2009 (en 27 Estados miembros, de los que solo nueve superaron el 50%). Lamentablemente, las previsiones para las elecciones de 2014 no son mejores, en un ascenso posible de los partidos eurófobos y euroescépticos para aprovechar la mayor proporcionalidad y las circunscripciones electorales más amplias en muchos países, que les permiten obtener una representación difícilmente alcanzable en sus parlamentos nacionales, sobre todo allí donde rige para éstos un sistema mayoritario. Esto podría afectar a la legitimidad democrática del PE para asumir sus funciones, que serán esenciales en el nuevo ciclo que se abre con el comienzo de la superación de la crisis.

.- Pero la UE es una democracia supranacional en construcción en base a un gran entendimiento político y social. En toda democracia es imprescindible la alternativa. Quizás esta sea la primera ocasión desde que se vota directamente al Parlamento Europeo (1989) que algo así es posible. Hasta hora, la tónica en las campañas electorales a la Eurocámara ha sido la ausencia del debate europeo, fagocitado por la política nacional de bajo vuelo.

.-El Parlamento Europeo es una Cámara que no define las grandes orientaciones políticas de la Unión, es decir, las que se refieren a la acción exterior, el desarrollo constitucional y, ante todo y sobre todo, la economía. Hay una diferencia con los parlamentos nacionales; estos aprueban unos presupuestos que representan cifras de dos dígitos en comparación con el PIB del país respectivo, mientras que la Eurocámara se pronuncia sobre unas cuentas que no llegan ni al 1% del comunitario. No obstante, tratamos por todos los medios y todos los días de convencer a los ciudadanos de la gran importancia del Parlamento Europeo para su vida cotidiana, y hacemos bien, porque entre sus funciones tiene la de colegislar en ámbitos que la afectan y condicionan en una enorme variedad de terrenos: la libertad de circulación, la seguridad alimentaria, los transportes, los derechos del consumidor, la preservación del medio ambiente, y así hasta un larguísimo etcétera. Y no olvidemos que el Parlamento Europeo elegirá al próximo Presidente de la Comisión. Por todo ello, la campaña electoral de mayo de 2013 adquiere una relevancia excepcional. Nosotros, modestamente, pretendemos que este Documento pueda influir en esa campaña, en la que el debate político nacional estará presente, pero debe estarlo de una forma muy distinta a lo que ha sido hasta ahora. Esto nos lleva al elemento nuclear en una democracia: los ciudadanos.

Los ciudadanos en el centro del debate europeo.

La crisis ha producido un efecto político muy relevante al situar al ciudadano en el centro de un tablero del que estaba ausente en una construcción hecha de arriba abajo. Pero la presencia ciudadana ha venido propulsada por un intenso malestar (malaise) de naturaleza compleja. En lo que se refiere a la UE, el deterioro es una realidad. La confianza en la Unión ha caído al 31%, desde el 57% en el que estaba en 2007. Todas las instituciones europeas, salvo el Tribunal de Justicia, tienen un grado mayor de desconfianza que de confianza. La imagen de la Unión es positiva para el 30% de los ciudadanos y negativa para el 29%, un punto de diferencia frente a los 38 que había en 2007 (52% y 14% respectivamente). Hay un 49% de europeos optimistas sobre el futuro de la UE frente a un 46% de pesimistas, tres puntos de diferencia que contrastan con los 45 que había en 2007 (69% frente a 24%). En cuanto al funcionamiento democrático de las instituciones comunitarias, el 46% está insatisfecho frente a un 43% satisfecho. Un 67% de los europeos cree que su voz no cuenta en la UE frente a un 28% que cree que sí, porcentaje este último que se reduce a cifras bajísimas en los países más sacudidos por la crisis, como Chipre (9%), Grecia (11%), Portugal (17%), o España (18%).

La crisis ha hecho que este malestar se haya acentuado en proporción a la gravedad de la misma y a la incapacidad de resolverla:

− El malestar es más fuerte en los países del sur de Europa, aunque se ha extendido por todas partes, con caracteres diferentes.− Con la crisis ha aparecido con mayor claridad que los “estados-nación” han sido desbordados por grandes poderes económico-financieros que son los que dirigen la economía globalizada, es decir, que las decisiones políticas están muy condicionadas por el “humor” o las necesidades de los mercados y no por las de los ciudadanos.− La Unión Europea no puede hacer de “contrapeso” suficiente a estos poderes, que se miden con cada Estado en posición de ventaja. Obviamente, la capacidad de cada Estado ante “los mercados” no es la misma.− A nivel de cada país, la legitimidad democrática existe pero los ciudadanos han contemplado:

            Que los partidos, una vez que llegan al gobierno, no cumplen los programas electorales sino que, en muchos casos, hacen los que les dicen desde otros ámbitos que los ciudadanos no controlan.            Como consecuencia de la dureza de la crisis muchas democracias europeas están intervenidas o semiintervenidas, lo que deteriora la imagen de la propia democracia. En realidad, el malestar democrático tiene una causa coyuntural –fundamentalmente las consecuencias de la crisis− pero también tiene causas estructurales. De una parte, porque no se ha completado la unión política de Europa y, en consecuencia, no se le puede pedir a la UE lo que no puede dar; y, de otra, porque la “democracia realmente existente” es una construcción del estado-nación, en unos determinados territorios, con un mercado a un nivel concreto de la tecnología, etc., y esto se ha transformado totalmente, es decir, las finanzas, la economía en sus grandes magnitudes, en la globalización, se ha “escapado” de la política por cuanto el mercado y los poderes económicos son globales y los sujetos políticos no, solo son embriones de coordinación.

              Otro factor que explica la malaise democrática, además del alejamiento ciudadano de las instituciones europeas, y de la impotencia de la política frente a los poderes económico-financieros, es el décalage entre los respectivos engranajes de la democracia nacional y la democracia europea. Éstos, en efecto, no están bien sincronizados. El “cuerpo democrático europeo” lo integran también los parlamentos y gobiernos nacionales. También en este nivel hay una crisis generalizada de falta de control por parte de la ciudadanía de las políticas y los entes económico-financieros.

Según el Eurobarómetro 79, de primavera de 2013 (publicado en julio),el 80% de los europeos desconfía de los partidos políticos. Solo en un estado miembro (Malta) la confianza es mayoritaria, y en cinco (incluida España) la desconfianza supera el 90%. La desconfianza en los gobiernos nacionales alcanza el 71% en toda la Unión, y es mayoritaria en 26 de los 28 estados miembros, superando el 80% en siete de ellos (incluida España) la desconfianza supera el 80% de los encuestados. El 50% de los europeos está insatisfecho del funcionamiento de la democracia en su país, frente al 48% que está satisfecho. La insatisfacción es mayoritaria en 17 estados miembros y en ocho de ellos (incluida España) supera el 70%.

La combinación de la desconfianza en la capacidad de gestión de lospoderes públicos, con una valoración negativa de los políticos y los partidos tradicionales, y con el convencimiento de la extensión de la corrupción a todos los niveles, está produciendo una creciente desafección de la ciudadanía hacia las instituciones y –en general− hacia el sistema de representación democrática, que se refleja en tres aspectos: una tendencia hacia la abstención y el desentendimiento de la política por parte de un sector de la población, el deterioro del apoyo a los partidos mayoritarios responsables de los sucesivos gobiernos, y el nacimiento o el auge de partidos o movimientos antisistema, o que ponen en peligro los avances democráticos en muchos Estados miembros de la Unión. Es el momento de las propuestas para el desarrollo de una unión política.

Propuestas para la construcción de la democracia europea

Pasado el peor momento de riesgo de fractura del euro, hay que plantear una Europa política en estas elecciones 2014. Si las elecciones se afrontan estrictamente desde los respectivos intereses nacionales o como una lucha entre bloques Norte-Sur, esta vez el daño será mucho mayor. Debe plantearse como el momento crucial para las reformas: en los partidos, en la relación de los ciudadanos con las instituciones y entre éstas, en la participación ciudadana, y en las políticas comunes clave.

Reforzamiento de la legitimidad de origen. Los ciudadanos europeos deben percibir que las instituciones europeas, que toman decisiones que afectan de forma importante a sus vidas y a sus bienes, han sido elegidas democráticamente, ejecutan el mandato que los ciudadanos les han dado, y responden ante ellos.Solo así se sentirán representados por esas instituciones y volverán a confiar en ellas. Para conseguirlo, será necesario abordar reformas (algunas exigirían modificar los Tratados, pero otras no), entre las cuales podrían estar las siguientes:

1.- Reforzamiento de los poderes del Parlamento Europeo, otorgándole iniciativa legislativa plena, así como la capacidad de censurar a los Comisarios individuales y de promover una moción de censura constructiva sobre el presidente de la Comisión. Se debería además instituir un formato del PE con los representantes de los Estados de la eurozona, para tratar los asuntos relativos a la moneda única.

2.- La elección indirecta del Presidente de la Comisión a través de las elecciones al PE, en las que los partidos políticos deberían presentar expresa y obligatoriamente su candidato para este puesto, de forma que los electores supieran a qué presidente de la Comisión están eligiendo al depositar su voto, igual que sucede en las elecciones nacionales. Además, se debería proceder a la reducción del número de Comisarios y su desvinculación de los Estados miembros, de modo que su designación recaiga solamente en el Presidente, con la aprobación del PE. La Comisión se convertiría así en un auténtico Gobierno europeo bajo el control del parlamento, ante el que respondería en exclusiva.

3.- Asunción progresiva por parte del Consejo Europeo del rol de Jefatura  de Estado colectiva, limitando sus decisiones a aquéllas que afectan a la soberanía de los Estados miembros, como los Tratados, las ampliaciones, o la política exterior y de seguridad. El Consejo, por su parte, asumiría el papel de Cámara alta conjugando sus funciones legislativas y de control con las del PE.Reforzamiento de la legitimidad de ejercicio. La legitimidad de las instituciones democráticas no se basa solo en el origen de su poder sino también en el ejercicio que hacen de él para cumplir con su finalidad, que no es otra que mejorar la vida y la convivencia de los ciudadanos. Para que éstos vuelvan a creer en el valor y la importancia de la política en general, y de la política europea en particular, la UE debe asumir compromisos y presentar propuestas atractivas y útiles, que justifiquen su existencia y devuelvan la ilusión a los europeos. Entre esas líneas de acción podrían estar las siguientes:

1.- El control democrático de los actores financieros transnacionales, que tienen en ocasiones más poder que los Estados, pero que pueden ser sometidos a reglas por la UE, que es la primera potencia económica mundial y que puede arrastrar a su vez a EEUU y otros en la misma dirección. La regulación de los fondos de alto riesgo, los mercados de derivados, y otros instrumentos financieros, así como la introducción de tasas a los movimientos masivos de capitales, pueden frenar la especulación financiera y hacer volver al dinero a su función original de impulsar la economía productiva. También los eurobonos o algo similar, a pesar de la oposición de la derecha alemana.

2.- La garantía de las conquistas del Estado del bienestar, y de los derechos sociales adquiridos durante el último siglo, distintivos del sistema político europeo, y que son irrenunciables en una sociedad democrática y con un alto grado de desarrollo social, así como la lucha contra la pobreza, y el establecimiento de unos estándares mínimos de vida para todos los cuidadnos de la Unión. El FMI acaba de proponer un seguro de desempleo común a toda la UE.            3.- El reforzamiento de la cohesión entre los Estados miembros para lograr la mayor convergencia posible en el menor período de tiempo, el impulso a la solidaridad y el reforzamiento de los lazos culturales, sociales y políticos entre los ciudadanos europeos, así como la puesta en marcha de ulteriores pasos para lograr progresivamente una unión política de carácter federal o confederal.4.- En la campaña electoral al PE 2014 los partidos mayoritarios deben insistir en una absoluta transparencia en la financiación de los partidos europeos y en la regulación de los grupos de interés, según ha establecido la propia Comisión.Es preciso que los principales partidos europeos en liza (PPE, PSE, Liberales…) se renueven de manera homóloga en todo el continente, mediante un código de regeneración común: simpatizantes, listas abiertas, rotación de cargos, transparencia.

5.- Hay que avanzar decididamente hacia partidos políticos paneuropeos y listas comunes.

Los límites políticos de la Unión Europea y su superación: una

Constitución para Europa

La UE tiene una base democrática, en una triple dirección:

 − El Parlamento Europeo es elegido por sufragio universal con capacidad colegislativa en determinadas materias, que no son las de mayor contenido económico y político. − El Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno (Consejo Europeo) está formado por responsables políticos elegidos en elecciones libres y que, en principio, responden ante sus respectivos parlamentos.           Los Estados que componen la Unión responden a principios democráticos. Sin embargo, el déficit democrático, una de las causas del malestar actual, tiene a su vez tres fuentes o causas:

− El Parlamento carece de iniciativa legislativa propia; no tiene competencias en materias económicas, sociales y políticas decisivas en toda democracia.− El Parlamento no controla a un gobierno de la Unión, en los términos en que lo hacen los parlamentos nacionales con sus gobiernos.− El Consejo Europeo es el que realmente dirige la política general de la Unión y, dentro de él, los grandes países, cuyos líderes no responden ni son controlados por el PE sino que solo responden ante sus respectivos parlamentos. Es decir, a la canciller alemana o al presidente francés lo que les importa son los votantes de sus países y lo que digan el Bunsdestag y la Asamblea Nacional francesa.En conclusión, aunque la Unión Europea parte de una base democrática, no es todavía un sujeto político democrático, por cuanto no existe una unión política, al no tener competencias en los temas en los temas fundamentales de la política, la economía, etc.

Por tanto, para evitar el estancamiento de Europa, es preciso:
Cambiar los mecanismos para esta nueva Europa (nuevos procedimientos e instituciones).  Al tiempo que se apunta a un horizonte de Unión Política. La reinvención democrática de Europa abre la vía hacia una verdadera Unión Política de Europa. Hay que ir a un proceso constituyente hacia una unión política federal que supere los anteriores déficits mediante una Constitución que deje claro, las competencias de la Unión y las de los Estados.           Un Parlamento Europeo plenamente colegislador en las materias competencia de la Unión y con iniciativa legislativa propia, como antes se señaló.Este Parlamento es el que debe elegir y controlar al ejecutivo de la Unión –La Comisión Europea−.

Un Consejo Europeo, como Jefe de Estado colectivo, que aprueba las grandes directrices políticas de la Unión. 

Un Consejo de Ministros, como segunda cámara –de los Estados−,colegislador con el Parlamento Europeo.

A esos efectos, debe promoverse la convocaría de una segunda Convención que nos permita contar de una vez por todas con una Constitución Europea para una UE políticamente federal que otorgue al Parlamento la capacidad de aprobar grandes orientaciones políticas.
  

jueves, 13 de diciembre de 2012

EL CÁNCER DEL NEOLIBERALISMO.

La crisis de los 70, debilitó intensamente a los trabajadores y sus representantes, facilitando el desarrollo de teorías que suponían un cambio radical a favor de los intereses del capital. Apoyándose en las ventajas de la globalización y la potenciación de las nuevas tecnologías, en un entorno marcado por el debilitamiento e integración de de las fuerzas populares, con la ayuda de las instituciones internacionales y los gobiernos, hizo posible que los grandes capitales mundiales lograran ir imponiendo una estrategia muy favorable para ellos, permitiéndoles una rápida recuperación de la tasa de beneficio. Es la conocida como estrategia o política económica NEOLIBERAL.

Características del Neoliberalismo y la organización de la economía.

Internacionalización del proceso productivo. Las grandes empresas reorganizan su sistema de producción y fabrican por todo el mundo, deslocalizando sus fábricas y trasladándolas  a países con salarios más bajos y descomponiendo la producción en varios elementos que se producen en varios puntos del globo, buscando siempre los salarios más baratos. El paulatino desarrollo de las nuevas tecnologías y las telecomunicaciones facilitan este proceso, de tal forma que muchas empresas ya no producen un producto completo, se limitan a producir componente que luego se ensamblan en otras empresas.

Durante el periodo Fordista ( principios del S. XX, denominado de este modo en recuerdo del inventor de la cadena de montaje para la producción de automóviles ), la gran acumulación de capitales y su concentración en pocas manos, había llevado al establecimiento de grandes empresas que operaban en múltiples países, empresas multinancionales o transnacionales, con la sede central en uno de los países centrales, Estados Unidos en su mayoría, pero también en Europa y Japón. Desde los años setenta estas empresas fueron transformando profundamente sus estrategias, principalmente estableciendo varias modalidades de internacionalización de sus procesos productivos, reorganizando sus sistemas de producción, desarrollando tecnologías de la información y de las telecomunicaciones, que les permitieron minimizar costes de administración, costes de acumulación de stocks y costes salariales en favor de la acumulación del capital.

La modificación  de la dinámica del capital en todos los planos y sentidos es la lucha de clases. Las inversiones, los tipos de tecnología, las formas de gestión laboral, la política monetaria y fiscal se seleccionan y deciden en función de la resistencia esperada por parte de los trabajadores. Cuando se afirma que el crecimiento económico depende del clima político, de la seguridad jurídica, de disciplina social o de estabilidad institucional, se recurre a eufemismos para destacar la necesidad de centralizar políticas en perjuicio de los explotados.

Desregulación. Las normas que pretenden controlar la actuación del capital le estorban a éste. Por lo que pretenden eliminar todas las normas que exijan una actuación específica, como controles de movimiento de capitales, regulaciones laborales, condiciones y jornadas de trabajo, salario mínimo, controles de salud e higiene, sanitarios de los alimentos, controles en fronteras, controles ambientales. Es decir hacer lo que el capital quiera, eliminando cualquier tipo de normativa que hayan establecido los estados.

Los Estados Unidos a la cabeza de los países más desarrollados se había robustecido en los 90 abanderando un liberalismo económico de una sola vía: es decir avasallando países y continentes, desregularizando a las economías anfitrionas, privatizando empresas estatales y paraestatales, desmantelando sistemas de protección laboral, arruinando a competidores locales. Y adelantando operaciones especulativas a nivel mundial.

Es interesante destacar la intervención de Fernández Ordoñez, anterior Gobernador del Banco de España, el 10 de marzo de 2007, a las puertas de la mayor crisis que ha conocido el capitalismo en la conferencia Construyendo Basilea II. Este documento que recomiendo como lectura, constituye una joya sobre LOS DISPARATES Y LA INCOHERENCIA DE UN SISTEMA QUE YA NO TIENE RAZÓN DE SER.

Externalización de la producción. Es decir la subcontratación, que permite la división de la clase trabajadora en diferentes empresas, y por tanto la disminución de su poder de negociación.


Como la actividad económica habitual ya no proporciona masa de beneficio suficiente, el CAPITAL necesita necesita penetrar cada vez más en áreas que siempre se ha entendido que son de gestión pública. De este modo se PRIVATIZAN los servicios públicos: transportes, sanidad, educación, comunicaciones, bancos estatales. Lo que no genera beneficio no tiene sentido en el mundo capitalista. La explotación se expande con el propósito de ampliar el capital productivo, que es el generador directo de plusvalías. Este es el objetivo de la privatización de toda tipo de actividades económicas y de la universalización del capital a todos los rincones del planeta. Los más distintos aspectos materiales y mentales  del trabajo van quedando sometidos a la exigencia de ser generadores inmediatos de beneficios.

Enumeradas algunas de las características más importantes del modelo neoliberal y de sus sin sentidos, desde un punto de vista de Justicia Social, me parece necesario resaltar su traducción a la triste realidad que está originando, y que en España ya ha llegado a ser insostenible, con índices de pobreza y de exclusión social que afectan ya casi al 30% de la población del país.

Ricardo Ros