sábado, 23 de enero de 2016

¿Cómo está influyendo la desaceleración del PIB chino en el PIB de la zona Euro?

El Banco Central Europeo (BCE) observa que la caída de las exportaciones de bienes de la zona del euro a China se ha compensado, en parte, con el aumento de las destinadas a otras economías avanzadas.

En su último boletín económico, publicado hoy, el BCE dice que "las exportaciones a China han registrado un rápido descenso y han contribuido negativamente al crecimiento de las exportaciones de la zona del euro",

Pero en otras economías avanzadas, como EEUU y los países europeos no pertenecientes a la zona del euro, se ha incrementado la demanda, lo que ha impulsado el crecimiento de las exportaciones de la zona.

"Este hecho pone de manifiesto la importancia que vuelven a cobrar dichas economías para el avance del comercio mundial en 2015, en un contexto de desaceleración de las economías emergentes", según la entidad monetaria.

Las estimaciones disponibles indican que los efectos directos e indirectos sobre el comercio de una reducción de un punto porcentual del crecimiento del producto interior bruto (PIB) real de China son relativamente moderados y se traducen en una caída de la actividad de la zona del euro de entre 0,1 y 0,15 puntos porcentuales, aproximadamente, transcurrido un período de dos a tres años.

El BCE prevé que la desaceleración económica de China podría tener efectos de contagio negativos sobre el comercio.

"Destinos de exportación importantes para la zona del euro, que sean también grandes socios comerciales de China, podrían experimentar una desaceleración de su actividad", añade.

Excluida China, las exportaciones de la zona del euro van dirigidas principalmente a EEUU, Reino Unido y Suiza.

A su vez, la exposición de las exportaciones a China de estos países es relativamente pequeña, por lo que no es probable que se vean seriamente afectados por la ralentización de la actividad en este país.

"Los efectos de contagio indirectos de China a la zona del euro probablemente serán reducidos en términos comerciales y afectarán fundamentalmente a otros países asiáticos", según el BCE.

La entidad monetaria añade que "el impacto de una posible desaceleración adicional de la actividad en China depende, en último término, de la medida en que esta se contagie a otras economías emergentes y del grado en que la pérdida de confianza resultante afecte a los mercados financieros internacionales y al comercio mundial".

Los países con mayores probabilidades de sufrir el impacto de una desaceleración interna en China son los países vecinos del continente asiático, que, considerados en su conjunto, representan una proporción relativamente significativa de la demanda de exportaciones de la zona del euro (alrededor del 21 %).

La desaceleración del crecimiento registrada en China desde principios de 2015 se ha traducido en una reducción de las exportaciones de la zona del euro, en particular las de maquinaria y material de transporte.

"Esta circunstancia ha repercutido negativamente, sobre todo, en las exportaciones de bienes manufacturados, que representan prácticamente el 90 % de los bienes exportados a China", según el BCE.

Por el contrario, las exportaciones de alimentos, bebidas y tabaco y de materias primas se han mantenido, lo que indica que las exportaciones de bienes de consumo e intermedios todavía conservan su dinamismo.

Durante los últimos 15 años, las exportaciones a China han crecido con rapidez en todas las economías de la zona del euro y han pasado de representar el 2 % del total de exportaciones a países no pertenecientes a la zona del euro a alcanzar el 6 % a finales de 2014, según cifras del BCE.

Alemania, Francia y Finlandia registran las mayores cuotas de exportación a China, mientras que las de los restantes países se encuentran comprendidas entre casi el 6 % en Luxemburgo y el 1 % en Lituania.

El peso de China como destino de las exportaciones a países no pertenecientes a la zona del euro es comparable al de Suiza y supone menos de la mitad del correspondiente a EEUU o el Reino Unido.

El PIB real de China creció a una tasa intertrimestral del 1,8 % en el tercer trimestre de 2015, sin variación con respecto al trimestre anterior.

Si bien algunos indicadores asociados a las industrias pesadas y a la construcción han mostrado un claro retroceso en los últimos trimestres.

La actividad económica de China está siendo respaldada por las anteriores medidas de estímulo monetario y fiscal que se están dejando sentir en la economía, protegiéndola de una desaceleración más acusada. 

domingo, 17 de enero de 2016

La morosidad de las entidades de crédito de la zona euro se dispara...

El Banco Central Europeo está preguntando a varios bancos de la zona euro sobre sus altos niveles de morosidad, dijo el domingo un portavoz del BCE, institución que está intensificando sus esfuerzos para lidiar con la montaña de deuda fallida de la región.

Una pesada carga de préstamos que probablemente no serán devueltos -especialmente en países donde la crisis económica fue especialmente grave como Grecia, Portugal, España e Italia- está frenando la naciente recuperación económica de la zona euro al limitar la capacidad de los bancos para prestar dinero.

En el primer paso claro dentro de sus planes para controlar más los riesgos sobre el crédito este año, el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) del BCE ha enviado un cuestionario sobre préstamos morosos a una muestra de los bancos bajo su supervisión para "informar del trabajo", dijo el portavoz. El BCE, que supervisa los 129 mayores bancos de la zona euro, dijo este mes que había creado un grupo de trabajo para examinar las entidades con altos niveles de morosidad y proponer "medidas de seguimiento".

El volumen de préstamos morosos de la zona euro se situó en 932.000 millones de euros ($1,02 billones) a finales de 2014, cantidad equivalente al 9,2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la región, según la estimación más reciente del Fondo Monetario Internacional.

miércoles, 13 de enero de 2016

La bajada del precio del petróleo añade más riesgo a la situación económica.

El bajón del precio de las materias primas y muy particularmente del petróleo "hace pesar riesgos muy importantes sobre las perspectivas económicas" por la amenaza también de una desestabilización sociopolítica en los países productores. 

"Estamos ante un riesgo muy importante", subrayó el economista jefe de S&P para Europa, Oriente Medio y África, Jean-Michel Six, en una conferencia de prensa en la que recordó que algunos analistas auguran que el barril de petróleo podría caer a 25 dólares en los próximos meses.

Six hizo notar que la cotización del barril de crudo no tiene que ver únicamente con la disminución de la demanda de China, sino en gran medida con un exceso de oferta, y eso perturba los equilibrios de los países productores, que disminuyen su demanda al exterior pero también pueden verse desestabilizados.

De hecho, y pese a los sobresaltos bursátiles de las últimas semanas, puntualizó que en su agencia de calificación están "algo menos inquietos" que otros observadores sobre China que sobre "otros emergentes", en concreto países que dependen de la venta de materias primas.

Según su análisis, la ralentización de la progresión del producto interior bruto (PIB) de China era un fenómeno "ineludible" por la transición hacia otro modelo de producción con mayores salarios y con productos de mayor valor añadido y debería ser "bienvenido" en la medida en que es aceptado por las autoridades de Pekín.

De Brasil, sin embargo -país al que rebajaron la nota soberana en septiembre al nivel de "bono basura"-, dijo que tiene "una situación extremadamente grave" por el impacto que tiene la política monetaria de Estados Unidos, el recorte de la demanda de materias primas de China y "sobre todo, por una gobernanza económica que tiene debilidades".

El economista jefe de S&P consideró que lo ideal con el petróleo sería que hubiera una estabilización, porque un mayor descenso reduciría más la demanda al exterior de los productores y además anticiparía un aumento posterior que podría ser descontrolado.

En cualquier caso, consideró que "por ahora la recuperación de la zona euro aguanta" gracias a la demanda interna de sus miembros y a los intercambios comerciales en su interior.

Sobre la política de compras masivas de títulos del Banco Central Europeo (BCE), Six estimó que cuando se anunció en marzo pasado fue "bien recibida" pero sobre su efectividad ahora pesa "un cierto número de factores exógenos", en particular el "entorno internacional deflacionista", que perturban su transmisión a la economía real.

De acuerdo con su análisis, mientras persista ese contexto internacional, incrementar el programa de compra de títulos del BCE parece "perfectamente inútil" porque hay suficiente liquidez en el mercado.

Lo que juzga "probable" es que el BCE intente influir sobre el tipo de cambio del euro frente al dólar con un descenso suplementario de los tipos de interés (ya negativos) sobre los depósitos bancarios.

En cuanto a Estados Unidos, S&P espera un aumento progresivo de los tipos de interés de la Reserva Federal, pero "extremadamente débil" porque la fortaleza del dólar frente a otras divisas limita la necesidad de ese incremento.

martes, 24 de noviembre de 2015

Esto ya pinta mal: ¿Estamos ante una gran burbuja en renta variable? "TODO EN ECONOMÍA SIGUE IGUAL O PEOR QUE HACE 6 AÑOS"

"Hay leyes irrefutables en el comportamiento secular de las Bolsas. Una de ellas, quizá la más poderosa, es la del Sentimiento Contrario. Lo estamos viendo, gozando y sufriendo (depende si vas o no con el pie cambiado) en los últimos siete años. Recuerden que a principio del ejercicio todos los informes de estrategia situaba a la Bolsa en el primer puesto de la lista de recomendaciones. El fiasco, por ahora y como el año pasado, es mayúsculo con el IBEX rozando tasas de rendimiento negativas. Pero todo puede cambiar. Quizá hoy no ni mañana. Quizá tampoco en semanas inmediatas. Es cuestión de estar con la caña echada. Es la hora del sentimiento contrario. Cuando uno se aferra a esta Ley, a la el Sentimiento Contrario, debe medir muy bien el tiempo, los pasos, la coyuntura, el ciclo. En los informes que llegan a mis manos, proyectados para 2016, hay ¡por fin! pesimismo en la aldea de los analistas, cuando hasta ahora todo era subir y subir. Es una buena noticia: todos están a la baja...".

Compilamos datos y escritos:

1.-Todo sigue igual o peor que hace seis años, cuando empezó a dibujarse la tendencia bajista general.

2-.Nadie parece estar dispuesto a poner los euros sobre la mesa e invertir en Bolsa.

3-.Las ideas se han congelado. A la espera.

4-.Sin ideas que admirar no hay sentimientos enfrentados, que son los que influyen de manera decisiva en el proceso de formación de los precios. A unos les gustan las nuevas ideas y compran, otros las desprecian y venden. Gracias a ello, las cotizaciones suben y bajan. Así­ se mueve la Bolsa.

5-.Las nuevas ideas en la Bolsa van relacionadas, generalmente, con el seguimiento de las modas impuestas por los grandes actores en el mercado, es decir, por los fondos apalancados, la banca de inversión y las instituciones que mayor masa de dinero mueven cada dí­a. Hay ideas perversas, como las que sucedieron a la crisis de los valores tecnológicos en marzo de 2000. Fue el ciclo de los escándalos contables y financieros y el inicio del proceso de bajadas de tipos de interés en todas las monedas creando una gran burbuja en renta fija y variable. 

6-.Hay en la actualidad Grandes Ideas, como la de Economía Digital, pero le siguen poniendo trabas, palos en la rueda. Una Idea que prosperará, pero antes Gobiernos, empresas, familias y e individuos deben entenderla.

7.-El mundo, así, no acaba de arrancar. Los episodios de bajo crecimiento y las recaídas en recesión (Japón) se suceden

8.-Las valoraciones bursátiles son excesivas, porque están infladas por los bancos centrales.

9-.El alza de los tipos de interés en Estados Unidos provocará fuertes desplomes en los mercados de acciones.

10-.Los commodities seguirán a la baja y arrastrarán, aún más, a los emergentes.

11-.La política es un factor de incertidumbre añadido en medio mundo (o más, no sólo en España)

12-.No cabe esperar rendimientos positivos en las Bolsas.

13-.....y más y peores presagios

"La pregunta es ¿y ahora qué? ¿Cuándo volverán los que han vendido a tomar posiciones de nuevos en los mercados, que son, claro, los que exponen este sortilegio de catástrofe? ¿Qué señales necesitan? Y cuándo lo hagan ¿Cómo reaccionarán los índices? Recuerde que nada ha cambiado de manera sustancial en los últimos meses. Todo sigue en mano de los bancos centrales ¿O alguien se creía en enero que en este año las Economías Globales iban a crecer con fuerza?..."

"En la recta final del año, las Bolsas están preñadas del pesimismo general de los gestores. Muchos dicen que ESTO NO TIENE ARREGLO, atenazados, entre otros asuntos, por las raquíticas cifras de crecimiento en el mundo. Los índices de las Bolsas han tomado buena nota del asunto, han defraudado y los gestores se sienten incómodos en los niveles actuales. La pregunta que se hacen los analistas más fríos es si gran parte de la Gran Caída se ha producido ya o, si por el contrario y como algunos pregonan, los más bajistas, aún caben recortes adicionales en los próximos meses...".

"Pero ya sabe: cuando algo te obsesiona, cuando algo llegue a tal extremo sólo hay que pensar en los contrario, por que ahí está la respuesta". Obsesionados por el pasado de la Bolsa, obsesionados por el devenir. Desquiciados, que es cuando los sentimientos llegan a un extremo ¿Por qué no considerar que lo correcto es apostar por lo contrario hasta mantener una postura serena, reflexiva, lejos de la compulsión? Hay lecciones magistrales escritas en el gran Libro de la Historia de la Bolsa, que permanecen vivas con el paso del tiempo. Una de ellas recala en el sentimiento contrario (otros la definen como sensu contrario), de los actores. Cuando la mayor parte de ellos se coloca en el mismo plato de la balanza, el fiel a la misma, el índice, hace justamente lo contrario para sorpresa general y regocijo de los más atrevidos. Cuando la mayoría apuesta con ganas y con mucho descaro por una caída de la Bolsa, el mercado suele subir. Y al revés. Lección magistral que hemos aprendido en muchos ciclos bursátiles ¿Va a ser éste diferente?...".

lunes, 28 de septiembre de 2015

"Tras la decisión de mantener los tipos de interés sin cambios la semana pasada, el mercado ha reaccionado justo al contrario de lo que pretendía la Reserva Federal, con un fortalecimiento del USD y debilidad de la renta variable. El motivo ha sido la incertidumbre que ha generado el discurso del día 16 donde no quedó nada claro cuáles son las intenciones de la FED respecto a los tipos este año. El jueves pasado, en una comparecencia en Masachusets, Yellen aprovecho para volver al discurso que había estado utilizando los meses anteriores, y volvió a confirmar que hay una probabilidad muy alta de que los tipos suban antes de acabar este año. En el vídeo analizo las reacciones tanto en el SP500 como en el EUR vs USD."
(Pablo Gil)

miércoles, 12 de agosto de 2015

¿Se beneficiarán las personas hambrientas en el mundo de la caída en los precios del crudo?

Una repentina caída en los precios del crudo ha llevado alimentos más baratos a muchos de los más pobres del mundo, pero desde los barrios bajos de Manila hasta los campos de labranza de Malaui, los beneficios no son universales.

A nivel global, 805 millones de personas aún sufren hambre crónica, según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAOm por sus siglas en inglés). Mientras que los pobres en las ciudades podrían ver una reducción en los precios de los alimentos, los que viven en áreas rurales, que no están integrados en los mercados masivos, tal vez no lo hagan.

El precio del crudo cayó a la mitad el año pasado, el segundo mayor declive anual de la historia, registrando un mínimo en cinco años y medio. Los precios del petróleo repercuten en los de los alimentos, que disminuyeron por tercer año consecutivo en 2014.

"Para muchos pobres que gastan mucho de su presupuesto en alimentos, esta es una buena noticia", dijo Shenggen Fan, director general del Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimenticias. "Hay una alta correlación entre los precios del crudo y los alimentos", agregó.

El petróleo, combustible clave para transportar alimentos entre el campo y el mercado, también tiene impacto en los precios de los alimentos porque los fertilizantes, pesticidas y otros elementos agrícolas son derivados del crudo.

Los costes de la energía y el transporte representan casi el 8 por ciento del precio de los alimentos producidos a nivel nacional, como un paquete de pasta, que los consumidores compran, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

En la parte del suministro, los costes relacionados con la energía que incluyen fertilizantes, químicos y lubricantes representan un 50 por ciento de los costes de producción para cultivos como maíz y trigo en países desarrollados.

GANADORES Y PERDEDORES

Sin embargo, para los que viven en la extrema pobreza hay una trampa. Mucha gente hambrienta, con frecuencia agricultores, no participan de los mercados globales de materias primas.

No usan mucho fertilizante para sus cultivos y recibirían menos dinero por sus productos, debido a la baja en los precios de los alimentos.

Los consumidores urbanos en los países en desarrollo, como India, Filipinas y Bangladesh, serán algunos de los mayores ganadores, dice Fan, ya que dos de sus mayores gastos -alimentos y transporte- serán más baratos.

Cuando los precios del crudo subieron en 2007 y 2008 al mismo tiempo que los de los alimentos, los pobres de las ciudades protagonizaron disturbios, desde Haití hasta Camerún y Bangladesh.

Ahora que los mercados oscilan en la otra dirección, los estados importadores de crudo deberían aprovechar la oportunidad para reducir los subsidios de combustibles fósiles e invertir el dinero en infraestructura rural, dijo Arif Husain, economista jefe del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Si el dinero ahorrado por un menor gasto energético se invierte en investigación agrícola, caminería y nuevas tecnologías, los más pobres de los pobres podrían beneficiarse de las tendencias actuales.

Globalmente, los subsidios para consumo de combustibles fósiles totalizó 548.000 millones de dólares en el 2013, según la Agencia Internacional de Energía.

"Los costes políticos de bajar esos subsidios serán menores (ahora que cayeron los precios del crudo)", dijo Husain a la Fundación Thomson Reuters. "Este dinero debería ser destinado a infraestructura rural, servicios públicos y proyectos de riego", agregó.

PRIORIDADES CONFLICTIVAS

Los precios más bajos podrían brindar algo de alivio a personas en regiones afectadas por conflictos como Siria, Sudán del Sur, Somalia, República Centroafricana y Malí.

Muchos continuarán enfrentándose al hambre aunque la disminución de los precios del crudo y los alimentos hará un poco más fácil la entrega de ayuda de grupos humanitarios.

En 2014, Siria, República Centroafricana, los tres países de África Occidental azotados por el ébola -Liberia, Guinea y Sierra Leona-, Irak, y Sudán del Sur sufrieron "emergencias a gran escala", según el PMA.

La situación parece estar cambiando en la lucha contra el ébola y si los agricultores pueden acceder a créditos y semillas, esos tres países africanos podrían ver una recuperación en 2015, dijeron altos cargos de la ONU, después de que algunos granjeros huyeran de sus tierras.

Los costes por contratar barcos para llevar alimento a zonas de emergencia cayeron para grupos como el PMA, debido a los menores precios del petróleo.

El precio del combustible usado para barcos de contenedores cayó más de un 20 por ciento desde el tercer trimestre de 2014, lo que significa que el PMA ha estado ahorrando 30.000 dólares por mes para los tres navíos que alquila.

Pero cuando se compara con los costes de poner en marcha programas masivos internacionales de ayuda alimenticia en países como Irak o Sudán del Sur, esos ahorros son relativamente pequeños.

"Quizá los precios del crudo más bajo nos permitan llevar más ayuda a la gente, pero su impacto es bastante marginal", dijo Thierry Kesteloot, un asesor en agricultura del grupo de ayuda humanitaria Oxfam.

"No estoy seguro de que 2015 vea un cambio en términos de mejorar la pobreza y la seguridad alimenticia", concluyó.